También son conocidos como pararrayo, están diseñados para proteger cualquier inmueble de la caída directa de un rayo, los cuales pueden desencadenar un incendio.  Estos sistemas de protección no evitan que suceda la caída, pero los intercepta para minorizar el impacto.

Proporcionan un camino conductor para que siga la descarga eléctrica dañina y dispersan la energía de manera segura en la tierra. Es muy importante que estos componentes estén correctamente conectados para minimizar las posibilidades de chispas o destellos que creen fuego y por lo tanto daños.

El sistema tiene la capacidad de manejar la enorme corriente eléctrica. Si el golpe entra en contacto con un material que no es un buen conductor, el material tendrá daños masivos por calor. El sistema de pararrayos es un excelente conductor y, por lo tanto, permite que la corriente fluya a tierra sin causar problemas. La protección contra rayos también puede ser necesaria para las tuberías de gas.

Existen regulaciones internacionales que se ocupan de los efectos de la corriente del rayo en el cuerpo humano y el ganado. Y otras normativas, que establecen procedimientos de seguridad para la reducción de riesgos cuando nos encontramos en el exterior de una estructura o edificio.

Una vez calculado el nivel de protección de la estructura, puedes elegir el sistema de protección contra el rayo exterior que mejor se adapte a tus necesidades, te recomendamos acudir con expertos en el tema como son: Servidelta.